• Federico Rojas

Activación en la oficina

Updated: Sep 14, 2020

El 11 de septiembre de 2020 podría quedar como el día en el que, por decisión de la FIFA, se dio el primer paso oficial hacia un vuelco, desde el punto de vista institucional, del fútbol venezolano, considerando la instalación y juramentación de la Junta Regularizadora.

Arriba: Luis Fernández y Gilberto Velasco

Abajo: Bernardo Añor, Laureano González y Carlos Terán

Foto: Prensa FVF


Automáticamente se activaron los procesos para el cumplimiento de las tareas pendientes, como la nueva – mas no primera – convocatoria de José Peseiro, el formateo del campeonato profesional (Liga FutVe) y los asuntos administrativos de la entidad, que solo podían avanzar cuando se posicionara el comité.


A principio de semana, el universo del fútbol nacional celebró la designación de Bernardo Añor padre como integrante de la junta. Un tipo con trayectoria y honestidad. Era necesario que un individuo de fútbol, con su reconocida hoja de vida, se involucrara.


Laureano González había mostrado apuro, por el tiempo de vacío y porque hay dos importantes asuntos de índole deportiva que requieren urgente atención: la eliminatoria Conmebol, que sigue latente, y el torneo local, por el impacto económico que están sufriendo los equipos del FutVe, aparte del riesgo a perder los cupos internacionales para el curso 2021.


Lo último respecto al campeonato doméstico ha sido el compromiso de 17 clubes a presentarse en el torneo exprés que comenzaría el 14 de octubre, en dos sedes (posiblemente Valencia y Barinas), con grupos y jugando sin parar, siempre que se cumplan los requisitos sanitarios que exige la Conmebol para brindar la seguridad pertinente a las delegaciones.


De lo que mencioné previamente (https://www.fedevene.com/post/el-nudo-de-la-refundaci%C3%B3n), el juego electoral se ha ido presentando, a partir de la postura que han definido varios de los actores involucrados.


Siguen los tres frentes, solo que ya se alinearon los dos bandos del grupo que acompañó a Berardinelli. Uno apoyará a un candidato de la federación que, según miembros del organismo, arrastra un respetado recorrido en el campo dirigencial y tiene el soporte de la mayoría de los dirigentes y asociaciones.


El resto de los federativos se repartirían, en respaldo a las planchas alternativas a esta propuesta. Me faltaron confirmaciones.


Todo indica que durante las próximas dos semanas saldrán las postulaciones concretas, así como ya se pronunció Nelson Carrero, otra figura de nuestro fútbol cuya presencia es bien vista y quien tendría cierto respaldo adentro.


Sobre Richard Páez, entiendo que su intención es la de seguir dirigiendo en campo.


A vuelo de pájaro, tengo la impresión de que los actores principales del balompié nacional están expectantes y hasta parecen ilusionados, por el simple hecho de que lo que vendrá debe ser mejor de lo que se ha vivido. No podría ser peor, considerando que ya se tocó fondo.


Dentro de FVF comparten más información de la gestión de Berardinelli, sobre la que siguen apareciendo números que no cuadran. Esto ha derivado en señalamientos internos, apuntando a quienes estuvieron alrededor del fallecido dirigente.


Lo que viene será, al menos, un intento de depuración, con los mismos personajes y los que se sumarían a la discusión para desafiar el sistema federativo, además de las remarcadas diferencias y el tinte político, solo que ahora los bandos están más definidos y, supuestamente, sacándose las caretas.


En cancha no volvió la competencia todavía. Fuera de ella, se medio tapó el vacío. En la oficina hubo una activación. Entonces, ya instalado el comité y ahora que hay árbitros, que comience la contienda.

254 views0 comments

Recent Posts

See All